900 018 018, nuevo teléfono contra el acoso escolar

Justo esta semana también hablo sobre el tema en Click&Teach, sin embargo me parece una noticia bastante importante y creo que es necesario darle toda la difusión que podamos.

El ministerio de educación lanzó el 1 de Noviembre el teléfono contra el acoso escolar, a través del que tanto adultos como menores podrán hablar con psicólogos, trabajadores sociales, sociólogos, o juristas sobre casos de acoso escolar (tanto si son víctimas como si sospechan de algún caso cercano). Así, recibirán apoyo, pautas a seguir e incluso podrán ponerse en contacto con las fuerzas de seguridad del estado en los casos “más graves” (personalmente, y como también he dejado escrito en Click&Teach, me parece que deberíamos estudiar más qué se entiende por grave y qué hacemos frente a los casos que “no nos parezcan tan graves”, porque creo que es peligroso que volvamos a caer en el “son cosas de niños”).

Se trata un teléfono gratuito y que no deja rastro en la factura. Además, tiene servicios como mensajería a través de Telegram o videollamadas a través de Skype usando lengua de signos que permiten que sea más o menos accesible para casi todos.

Bien, ya tenemos un teléfono (aunque Fundación Anar ya tenía uno disponible para menores en riesgo -que no solo incluía acoso escolar, pero que también se usaba en estos casos-), pero ¿qué hacemos ahora?

Desde mi punto de vista, espero que el teléfono vaya acompañado de una serie de estrategias de difusión entre los alumnos y medidas para que su uso sea eficaz. No vale de nada activar un teléfono y quedarnos aquí. No es más que una tirita que ponemos cuando la herida ya se ha ocasionado. Evidentemente, es una tirita necesaria ahora mismo, pero no podemos enfocarnos en ella sin olvidar lo vital que es la educación familiar, la prevención, la educación emocional y en habilidades sociales, y, por supuesto, la necesidad de abordar desde el plan de convivencia los mecanismos de los centros educativos para prevenir, detectar y trabajar en los casos de Bullying o Ciberbullying no sólo dentro del centro, también fuera (hay muchas formas de actuar frente a la violencia entre nuestros alumnos o alumnos de otros centros y deberíamos ser conscientes de nuestra responsabilidad como profesionales y centros educativos). En definitiva: hay mucho trabajo por hacer y no debemos conformarnos con un teléfono al que poder llamar, aunque este sea seña de que algo está cambiando.

Tal vez en próximos posts aborde un poco el tema y trate de dar ideas sobre cómo trabajar en la prevención del bullying y ciberbullying, pero hoy, quería centrarme en algunos estrategias que podemos poner en práctica en casa y en el centro educativo con el fin de dar a conocer el teléfono y hacer que los alumnos tengan confianza en el mismo para que lleguen a usarlo de ser necesario. Obviamente, espero que ciertas estrategias se lleven a cabo de forma oficial, pero de no ser así, me parece importante dar aquí algunas pautas o ideas que podemos llevar a cabo.

Estrategias para la difusión y concienciación en el centro educativo

1.- Charlas divulgativas.

Presupongo que empezarán a organizarse en los centros y sé que ya hay charlas por parte de la policía en este ámbito, pero me parece importante aprovechar el lanzamiento para que la charla sea conjunta entre los diferentes profesionales que atienden el teléfono. Así, no solo pueden saber qué hace cada profesional expresamente, también entender qué se van a encontrar y poner cara a las personas que pueden encontrar por teléfono.

Si acompañamos las charlas de actividades en las que todos puedan sentirse seguros, el hecho de ponerles cara a los profesionales y relacionarlos con ese tipo de emociones hará que se cree un clima de confianza que me parece imprescindible en esos casos.

2.- Carteles por el colegio

Poner carteles con el número por el centro ayudará bastante a la difusión. Permitirá que cualquier alumno en cualquier momento pueda encontrarse con ellos sin necesidad de tener que recordarlo. También podemos repartir tarjetas o folletos con el número de teléfono, incluso imprimirlo en material escolar, como bolígrafos o agendas.

3.- Charlas con las familias

La comunicación y confianza entre centro y familia es vital para la detección precoz del acoso escolar y, por supuesto, para su prevención.

En este sentido, podemos hacer charlas sobre tema, hablar de qué comportamientos suelen tener tanto víctima como agresor y dar a conocer el teléfono, también con profesionales de los distintos campos que están tras él y que puedan resolver dudas.

4.- Divulgación entre los profesores

Es importante que todo el centro vaya a una. Sé que esto puede ser muy utópico, pero es necesario no solo ser consciente de que el teléfono existe, si no de que nosotros como adultos podemos usarlo además de difundirlo. Por ello, aunque en algunos centros los profesores ya reciben formación sobre cómo actuar, sería importante refrescar ésta, incluyendo estrategias de detección precoz y el uso del teléfono del ministerio como docentes.

Estrategias en familia

1.- Potencia la confianza y comunicación

Es un consejo básico para la detección precoz de casos de acoso escolar, pero también para trabajar el uso del teléfono. Es importante que confíen en nosotros, pero también que sepan que el teléfono es una herramienta que pueden usar y que nadie va a juzgarles cuando cuenten lo que pasa.

2.- Ponles ejemplos en los que podrían llamar

En familia, podéis poner ejemplos tanto de acoso como de sospechas de casos cercanos en los que él podría llamar. En algunas edades es importante hacer esto porque así podrán saber bien el tipo de situaciones en las que pueden encontrarse, identificarlas y, sobre todo, confiar en el uso del teléfono (aunque, evidentemente y como decíamos en el punto anterior, lo ideal es que esa confianza también exista en el ámbito familiar).

3.- Habla del teléfono también a sus amigos

Tener una red de apoyo es importante. Habla del teléfono también con sus amigos, así ellos también podrán saber qué hacer si en el grupo se da algún caso o si sospechan que alguien del grupo sufre acoso escolar.

4.- Dale una tarjeta con el número que pueda tener en su escritorio o espacios donde suela sentirse más seguro. Así, si necesitan llamar, podrán ver el teléfono en esos momentos en los que está en su habitación.

 

 

La idea es ponerles fácil el camino a los menores. Como he dicho, no creo que el 900 018 018 vaya a ser la panacea, pero sí es una herramienta más con la que podemos trabajar. Y vale la pena tenerlo en cuenta.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Posts recomendados

Deja un comentario