Arte y aprendizaje: experimentación y creatividad.

Hoy me gustaría hablar de un tema que me encanta y que creo que necesita reconocimiento. Llevo tiempo nutriéndome, viendo a familias y profesionales crear experimentos artísticos en el aula y en casa. También he estado experimentando yo misma, viendo como cuanto más trabajaba esa faceta artística más relajada y contenta me iba encontrando.

Hoy quiero hablaros de la importancia de la experimentación artística y el trabajo en el desarrollo de la creatividad en los más pequeños. También tendremos ejemplos de experimentaciones que podemos realizar y, por último, cómo puede beneficiarnos experimentar con nuestra creatividad y capacidad artística.

Algo que me gustaría dejar claro ya desde el inicio es que este post no está dirigido exclusivamente al colectivo artístico. Al contrario, me gustaría inspiraros para que, penséis que tenéis talento o no, queráis experimentar y trabajar. Todos podemos trabajar esa parte más creativa de nosotros. Os invito a hacerlo.

La expresión artística en los más pequeños

 Cuando hablamos de expresión artística hablamos también de un lenguaje. Nos referimos a la canalización de sentimientos, ideas o sensaciones a través del arte. En este aspecto, cuando hablamos de la etapa infantil, esa forma de expresión cobra especial relevancia. Hablamos de una época en la que empezamos a tratar de comprender el mundo y lo reflejamos con dibujos, formas, colores… Necesitamos representar todo aquello que asimilamos.

Los más pequeños expresan las nuevas ideas, conceptos, emociones y, por qué no, conflictos que viven en sus dibujos, figuras, construcciones… Canalizan lo que aprenden y lo muestran al mundo.

Expresión artística en educación infantil

 Está claro que la expresión artística es amplia. No se trata solo de hablar del arte en forma de dibujo, aunque a eso podríamos dedicar muchísimas entradas. El arte abarca la música, el lenguaje, danza, teatro, pintura, escultura, arquitectura… En Educación Infantil en nuestra educación reglada, a menudo dedicamos tiempo a:

  • Expresión plástica.
  • Expresión corporal.
  • Expresión musical.
  • Lenguaje (en educación infantil nos quedamos con teatro y literatura infantil).

La expresión artística en la infancia contribuye a nuestro desarrollo integral: gracias a la experimentación plasmamos nuestras ideas, adquirimos nuevos aprendizajes, conocemos nuestro entorno, expresamos lo que sentimos, mejoramos nuestra capacidad creativa… Se trata de entender el arte como un área transversal que va a ayudarnos a interpretar el mundo e interactuar con él de diferentes formas.

Finalmente, no quiero olvidarme de nuestra autoestima. Fomentar nuestra expresión artística, aprender a través de ella e ir mejorando va a hacer que nuestra autoestima también mejore. Además, nos va a provocar momentos de relajación y rebajaremos la tensión y el estrés.

Experimentar en casa

Para experimentar en nuestra expresión artística podemos usar los recursos que tenemos en nuestro entorno. Cualquier idea (siempre teniendo en cuenta que el material que usemos sea adecuado para su edad) es buena. No se trata de daros aquí una guía, pero sí de sugeriros ideas que pueden ayudaros.

  • Crea un rincón creativo con diferentes materiales. Tener en casa un espacio donde dar rienda suelta a nuestra creatividad puede ser muy interesante. En él podemos tener diferentes materiales que nos ayuden: pegatinas, diferentes tipos de papel, ceras, pinceles y acuarela, lápices, material para moldear… Se trata de tener un espacio que nos estimule y en el que poder trabajar sin presiones. Puedes también colgar sus dibujos en ese espacio para que nos inspire aún más.
  • Trabaja temas a través del arte y la experimentación. Todos recordamos cuando en el colegio recogíamos y estampábamos en papel hojas caídas de los árboles. Esta tarea nos ayudaba a comprender un poco más las estaciones, relacionarnos con nuestro entorno y por supuesto, fomentar nuestra creatividad. Si tienes algún tema para trabajar en casa, podéis hacer juntos un proyecto para experimentar y tratar de mostrarlo.
  • Busca materiales donde menos te lo esperes. ¿Podemos dibujar con un cepillo de dientes viejo? ¿qué efectos crea en el papel? ¿y una cuchara? ¿qué pasa si estampamos el papel con una esponja? usa tu entorno para probar cosas nuevas. En este sentido, podéis ver ejemplos en youtube: soplar a la pintura con una pajita para que se vaya expandiendo, hacer burbujas, usar sal…

 

 

Beneficios generales de fomentar nuestra expresión artística

Nos toca ahora salir de la etapa infantil para reflexionar un poco. ¿En qué momento dejamos de usar nuestra creatividad de esta forma? ¿cuándo dejamos de experimentar? Está claro que las personas que orientan su vida al arte no dejan de hacerlo, pero el resto sí. Entiendo, claro, que cada persona tiene su motivación, sin embargo ¿por qué no dedicar algún tiempo muerto a hacer este tipo de experimentos?

Trabajar nuestra expresión artística va a ayudarnos a relajarnos, nos ayudará a expresar lo que sentimos, rebajar nuestro estrés y calmarnos ante los problemas que se nos presentan en el día a día. Sí, actualmente se usan los mandalas para rebajar la tensión, pero en realidad, cualquier tipo de expresión artística puede relajarnos.

Por otro lado, hablábamos anteriormente de nuestra autoestima. Está claro que no puedo dar recetas generales: cada persona tendrá formas de trabajar y mejorar su autoestima. Sin embargo, sí puedo hablaros de mi experiencia: desde que he empezado a dibujar y me he atrevido a hacer cosas nuevas en este sentido, sin importarme el resultado final y centrándome en el proceso mi autoestima ha mejorado. Hacer cosas que pensábamos que no podíamos hacer, o darnos cuenta de que el resultado en sí no es tan importante como la actividad que realizamos va a ayudarnos a mejorar. ¿Os atrevéis?

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Últimos posts

Deja un comentario