Educación emocional: La alegría

La alegría es aquella emoción que vivimos cuando conseguimos metas, objetivos o vivimos experiencias positivas y que nos agradan (esperadas o inesperadas), pero también cuando imaginamos vivir esas circunstancias. Por ejemplo: cuando imaginas aprobar un examen, o ir de viaje. En este sentido, cuanto más cercano y probable es el acontecimiento, más alegría podremos sentir.

Además, también podemos sentir esta emoción cuando vivimos los logros, experiencias o resultados positivos de las personas que nos rodea.

 

Educación emocional: la alegría

 

¿Para qué nos sirve?

 

Seguro que esta pregunta os resulta rara. Es una emoción “positiva”. Estamos acostumbrados a pensar para qué nos sirve la tristeza, la ira, el miedo… pero ¿la alegría? pues sí, tiene su utilidad.

Gracias a la alegría podemos rebajar nuestros niveles de estrés, ansiedad y preocupación, lo que hace que nuestro cuerpo se estabilice (teniendo en cuenta que el estrés o la ansiedad pueden tener consecuencias físiológicas). La alegría también aumenta nuestro autoestima y mejorar la imagen que tenemos de nosotros mismos.

Además, la alegría nos ayuda a relacionarnos. Hace nuestra relación con los demás más sencilla y es ideal para fomentar las habilidades sociales que tanto nos ayudan. Por otra parte, gracias a la alegría podemos crear un clima de confianza cercano y positivo, de forma que nos acaba preparando para poder expresar otro tipo de emociones cuando toque.También favorece el trabajo en equipo y la cooperación.

 

Alegría y aprendizaje

 

En este blog ya hemos hablado alguna vez de cómo el aprendizaje más significativo es aquel que está lleno de emociones que nos hacen recordar nuestras vivencias. En este sentido, la alegría es una de las emociones que más nos ayuda a nivel cognitivo a recordar esos aprendizajes o momentos en los que nos hemos sentido alegres.

Crear momentos donde la alegría sea la emoción predominante nos ayudará a tener un ambiente más motivador y a hacer que lo que aprenden sea más significativo que otro tipo de aprendizajes.

Por otro lado, gracias al estado en el que entramos cuando estamos alegres, podemos estar más predispuestos a participar en actividades, ser creativos o adquirir más motivación.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Posts recomendados

Deja un comentario