Fomentando la creatividad: 4 Juegos recomendados

La creatividad es una capacidad prácticamente ligada a ser niño. Conforme crecemos, debido a la educación que recibimos, no es que perdamos la capacidad creativa, que sigue estando ahí, es que dejamos de usarla, y la creatividad debe entrenarse. Cuando no la entrenamos es cuando somos incapaces de pensar en soluciones alternativas a nuestros problemas cotidianos. 
En este post, vamos a ver cómo podemos entrenar nuestra creatividad con juegos de mesa, pero antes, vamos a hacer una pequeña prueba…

Quizá para quien haya leído un poco sobre el tema, el ejemplo que voy a poner suene muy típico, pero, os invito a unir estos dos puntos.

La mayoría de la gente, los unirá así.
Ser creativos, entrenar el pensamiento lateral, supone pensar en más opciones. Tener la capacidad para saber que podemos ofrecer algo diferente y ser capaces de ejecutarlo (al menos, en este problema que os proponía). Supone, ser capaces de pensar algo así:
La verdad es, que ante el problema de unir dos puntos, se nos presentan múltiples soluciones, pero, la mayoría de nosotros, pensamos en la línea recta. Esto tal vez sea justificable, es la solución más rápida. Pero en el problema no pedimos rapidez, ni eficacia, ni eficiencia, únicamente pedimos que se unan los dos puntos, por lo que, el resto, lo asumimos teniendo en cuenta lo que en nuestra formación se nos ha pedido siempre cuando resolvemos un problema. 

¿Cómo entrenar la capacidad creativa?

Tras el problema anterior nos hemos dado cuenta de que, definitivamente, necesitamos mejorar nuestra capacidad creativa. Alimentar más nuestra imaginación y ser capaces de mejorar ante problemáticas en el trabajo, en casa o, simplemente, queremos que los peques de la casa no dejen de entrenar su creatividad ¿qué podemos hacer?
Hoy quiero proponeros algunos juegos de mesa que nos ayudarán a mejorar tanto nuestro pensamiento lateral como nuestra creatividad. Juegos para todas las edades que, además, nos permitirán pasar un rato juntos. 
Black Stories
Ya lo he recomendado más de una vez, y es que es un juego genial para trabajar el pensamiento lateral. En Black stories tendremos diferentes tarjetas que nos definirán parte de una historia, o una acción de uno de sus protagonistas y tendremos que recrear el resto de la historia. Pensando por qué el protagonista está haciendo lo que la carta nos define o por qué se ha llegado a esa situación.
Un ejemplo:
“Cuando la mujer intentó subir a su piso en ascensor, supo que su marido estaba muerto”
A partir de esta carta, tendremos que hacer preguntas cuyas respuestas serán “sí” o “no”. Así, tendremos que descubrir por qué la mujer supo que su marido estaba muerto al intentar subir por el ascensor. 
Obviamente, los problemas que se proponen pueden ser algo macabros, así que os recomiendo tened en cuenta la edad antes de proponer la actividad.

Story cubes
Dados que lanzaremos para contar nuestra historia. Existen diferentes modalidades de juego y por supuesto, de dados. A veces tendremos que crear una historia entre todos, crear una propia…
Este sí es apto para todas las edades y además, también podemos jugar solos, aunque sin duda, lo disfrutaremos más en compañía. 

Kibofactory

En Kibofactory despiertan nuestra creatividad a través de juegos. Así, ofrecen tres juegos: uno dirigido al trabajo en nuestra empresa, otro sobre brainstorming (también para adultos) y otro destinado a todos los públicos.
 En este caso, InventaKit nos permite elegir una escena, un reto y diseñar una solución al reto con los elementos que encontremos en la escena. Hay más de 225 retos a elegir, así que da para rato.
Dixit
Dixit es un juego precioso, con unas imágenes verdaderamente inspiradoras y que nos permiten poner en marcha nuestra imaginación. 
Existen diferentes formas de juego, en la más conocida:
1.- Una persona deberá decir una palabra, frase o contar una historia, y elegir una ilustración de su baraja que la represente, sin enseñársela a los demás. 
2.- El resto, deberán elegir una carta de su mano, que crean que va acorde a la historia, sin enseñársela al resto.
3.- Se barajan las cartas que han seleccionado todos, y se posicionan boca arriba. El que contó la historia deberá esperar en silencio a que sus compañeros voten la ilustración que creen que él seleccionó.
4.- Según las votaciones, se suman los puntos y nuestros conejitos avanzarás en el tablero de puntuaciones, así, por ejemplo: si todos votan la ilustración del que contó la historia, él no se llevará ningún punto, ya que al parecer usó una ilustración demasiado obvia. Si acertamos, en cambio, también nos llevaremos punto, al igual que si votan nuestra ilustración.
Es un juego que personalmente, he usado en algún taller. De él han salido historias increíbles, y me he sorprendido más de una vez descubriendo que lo que yo entiendo por “tesoro” no es, para nada, lo que los más pequeños entienden.
Así, podemos descubrir otras formas de pensar, imaginar nuestras historias, fomentar nuestra capacidad y, por supuesto, descubrir el resto de formas de juego que, sin duda, harán que nuestra imaginación vuele. Podéis encontrar Dixit en la página web de Dideco, o en sus tiendas.
Lo he dejado el último porque es mi juego favorito. Me encantan las ilustraciones y la verdad es que me ayuda muchísimo a desbloquearme cuando lo necesito, así como a romper el hielo y entrenar la capacidad creativa de los peques ¡totalmente recomendado!
Espero que hayáis tomado nota y que os gusten los juegos sugeridos, sobre todo en estas fechas ¡que vienen los reyes magos!
En mi caso, descubrí como Álvaro, creía que un tesoro eran esos libros, para Laura, era un árbol en medio de la ciudad “porque nos da oxígeno” y para Víctor, esa bombilla dentro de un cofre, que dijo: “son las ideas nuevas que pensamos y nos sirven para hacer muchas cosas”.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Posts recomendados

Deja un comentario