Girls in Hack y Women in Lab, mi experiencia.

 In Nuevas tecnologías y educación, Reflexiones
Llego muy tarde para hacer este post, pero no quería dejarlo sin hacer. Hace unas semanas, concretamente el pasado 13 de Marzo, Girls in Lab y Enginyeries UPF organizaban un hackaton destinado a niñas y mujeres. 
El día se enfoca de dos manera, una, con el Girls in Hack, donde se planteaban diferentes talleres para niñas de más de 7 y 12 años, organizados en forma de rutas que las niñas podían elegir, con dos talleres en cada una, y, otra con experiencias de mentorización y talleres más orientados a adultas. 

Desde mi punto de vista, la organización por rutas y la elección de los nombres fue acertadísima, pero luego os diré por qué.
Además, como novedad, este año también se incluirían actividades para adolescentes y adultas:

La cuestión es que este año he podido ser voluntaria en el evento, y quería contaros aquí por qué me parecen importantes este tipo de actividades, y sobre todo, contaros lo bien que me lo pasé.
¿Por qué un evento sólo para niñas?
Siendo justos, en el evento también habían chicos y pudieron disfrutar también de los talleres (iban con sus hermanas o amigas), pero, lo que pretenden desde Girls In Lab y otras muchas entidades a lo largo del mundo es eliminar la brecha de género en las profesiones STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics), donde las mujeres suelen estar en bastante menor número, de hecho, según el informe She Figures de la UE (2013) sólo 3 de cada 10 científicos son mujeres. Centrándonos en nuestro país, sólo el 25% de los alumnos de ingeniería son mujeres, y cada año el porcentaje de chicas que deciden estudiar alguna carrera STEM se reduce. Además, el problema no aparece en el momento de llegar a la universidad, ya que a los 15 años ya decidimos que no queremos estudiar una carrera técnica (podéis ver todos estos datos en este artículo de El Mundo).
Tras estos datos, podréis imaginar por qué el evento se organiza así. Y es que, potenciar desde pequeñas el acercamiento a las carreras más técnicas, favorecerá eliminar la brecha de género existente en este ámbito.
La importancia de tener modelos a seguir

Hablar en este blog de que los niños y niñas aprenden con el ejemplo ya no es nada nuevo. Creo que es algo que digo en… 3 de cada 5 post que escribo y segurísimo que si me leeis asiduamente ya estaréis hasta cansados de leerlo, pero yo no me canso de repetirlo. 
Una de las actividades planteadas a adultos fue una charla bastante inspiradora de Ekaterina Kamenskaya de Google Zurich, donde precisamente, exponía que la falta de modelos a seguir era un problema. Cuando elegimos a qué nos queremos dedicar es importante encontrar en nuestra sociedad personas que nos inspiren, que veamos ese trabajo como algo “normalizado” y esta aún es la asignatura pendiente de Europa. Por eso precisamente, las rutas que las chicas de Girls in Lab crearon para organizar los talleres me parecieron de lo más acertadas:
Grace Hopper: científica de la computación y contraalmirtante en EEUU. Entre sus logros, desarrolló el primer compilador, además, sentó las bases del lenguaje COBOL. 

Roberta Williams: diseñadora de videojuegos (como la aventura gráfica King’s Quest) y fundadora de la empresa Sierra Online.

Margarita Salas: bioquímica española, una de sus mayores contribuciones a la ciencia está el descubrimiento y caracterización del  “ADN polimerasa del fago Φ29″ con gran capacidad de amplificación del ADN, por lo que tiene múltiples aplicaciones en biotecnología.

Joan Clarke: criptoanalista y conocida por su trabajo en la II Guerra Mundial, donde rompía los cifrados de los mensajes alemanes, entre ellos, los más complicados de desfrizar: los pertenecientes a la marina alemana. 

Anita Borg: informática y fundadora del instituto de la mujer y tecnología. Fundadora de Systers Borg, y de la celebración Grace Hopper de las mujeres en informática.

María de Maetzu: pedagoga y humanista, feminista comprometida con la lucha por la consecución de derechos de la mujer. Fundadora del Lyceum Club Femenino. 

Ada Lovelace: matemática y escritora británica, la primera persona en describir un lenguaje de programación y creadora del primer diseño temprano de un ordenador junto con Babbage. 

Margaret Hamilton: científica computacional, matemática e ingeniera de sistemas, fue directora de la división de Ingeniería del Software de Laboratorio de Instrumentación en el MIT. Fue responsable del desarrollo del software de vuelo de a bordo de la misión Apolo y fundadora de Hamilton Technologies. 
Aunque, la vida de estas mujeres y de todas las que se han dedicado a la ciencia es mucho más que estos párrafos llenos de logros que yo he descrito (basándome en datos de wikipedia y conocimientos de amigos, he de decir, porque hasta ahora nunca nadie me enseñó quienes eran), creo que es importante que conozcamos referencias y aportaciones para que nos sirvan de ejemplo, de modelo a seguir, de inspiración
Ya hemos hecho algún que otro post sobre lo que aporta aprender programación: resolución de problemas, análisis, creatividad… Para mí, es importante que niños y niñas comprendan que hay un abanico infinito de profesiones entre las que pueden elegir. Que para todas será necesario esforzarse pero que, la vocación, las pasiones, no depende de nuestro género y merece la pena que trabajemos por y para nuestras pasiones. Y, claro está, no nos puede apasionar aquello que aún no conocemos.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Recent Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search