Kubo y las dos cuerdas mágicas: Qué nos enseña y cómo prepararla

 In Películas

En su día ya hicimos análisis de Inside Out. Sin duda, hablaba de las emociones y nos explicaba muy bien a niños y adultos por qué es necesaria la tristeza, pero con Kubo y las dos cuerdas mágicas hemos ido más allá.

Voy a intentar no hacer Spoilers durante el post, si no lo consigo, avisaré antes, tranquilos. Eso sí, debido a eso el post será más bien corto. Cuando salga de los cines, haré uno algo más completo.

¿Hay que prepararla?

 

Sí. Desde mi punto de vista, a según que edades puede que no se entienda el mensaje. No está recomendada para menores de 7 años y la verdad es que a mi lado en el cine habían dos menores de esta edad y no eran capaces de entender qué estaba pasando. Por ello me parece importante que entendamos que no todas las películas de animación son para niños.

En este caso, sí. A partir de siete años podrán seguir el hilo, la entenderán y disfrutarán, pero sin duda, las enseñanzas de Kubo también son importantes para los adultos.

¿Cómo la trabajamos?

 

No se trata de hacer una gran preparación previa, pero creo que es adecuado que antes de ir podamos leer algunos análisis o reviews sobre la película. Entender qué mensajes transmiten para saber cómo aprovechar la película es fundamental.

Además, durante este post veréis como toca temas que, en nuestra sociedad son tabús. Por ello me parece importante hacer una reflexión después de la película, porque, desde mi punto de vista sus mensajes son muy valiosos como para dejarlos al azar.

 

Lo que aprendemos con Kubo

 

Desde el principio al fin Kubo nos habla de historias. Historias que tienen su principio y que deben tener su final. Y así, Kubo, nos enseña que nuestra vida debe ser así. Que debemos sufrir y aceptar el sufrimiento, que es parte de nuestra vida y no podemos dejarlo atrás, ni negarlo. Que ser humanos nos hace ser débiles y eso significa que sufriremos. Y, por supuesto, que moriremos. Kubo nos enseña la muerte como un proceso natural. Algo completamente normal que, aunque sigue provocando tristeza, ya no es nunca más un tema Tabú.

Con estas dos enseñanzas ya íbamos servidos. Sólo por esas dos mensajes Kubo ya nos hará despertar ciertas emociones durante la película. Entender que nuestra vida debe tener un principio y un fin, que debemos aceptar el sufrimiento y que la muerte es algo que también debemos aceptar nos hará pensar en situaciones personales que, sin duda, nos removerán por dentro. Pero es que Kubo tiene toda la razón y, sus enseñanzas no acaban aquí:

Kubo también hace un viaje desde su infancia a su madurez. Para ello, necesitará ayuda de algunas personas y luchar contra ciertos monstruos, pero al final, gracias a las personas que le quieren, podrá terminar ese viaje.

 

 


SPOILER

Kubo se vuelve a rodear de su familia para poder emprender su viaje y son sus padres los que le ayudan durante el viaje a luchar contra esos monstruos para coger su coraza y su espada. Pero, Kubo termina su viaje solo. Es el momento de luchar solo, de continuar en la vida con todas las armas que nos han dado durante nuestra infancia. Y, el arma más significativa, es la guitarra. Kubo pone un pelo de su madre y la cuerda del arco de su padre en ella. Sus dos cuerdas mágicas. Sin embargo, no pierde su identidad. Kubo pone su propia cuerda mágica. Su propia personalidad y aprendizaje a su guitarra y, gracias a eso, vence a su abuelo.

En esta batalla, el momento en el que el abuelo le ofrece a Kubo una vida sin sufrimiento es clave. Es cuando Kubo le dice que toda historia necesita un final. Que necesitamos morir. Que necesitamos sufrir. Y que no sufrir nos hará no ver qué hay en el alma de las personas. Kubo quiere seguir mirando a los ojos de las personas y poder ver su humanidad. Kubo, no quiere vivir sin empatía.

FIN DE SPOILER

 

 

 

Me ha sido imposible no incluir el spoiler porque es muy complicado explicar qué nos enseña la película sin hacerlo. Espero que cuando la hayáis visto podáis venir a leer ese trocito de post.

Por último, me gustaría añadir que Kubo nos enseña el valor del perdón. De perdonar a los demás (y a nosotros mismos). Pero, se trata de un perdón sincero. No es solo aceptar lo que hemos hecho, también de entender por qué lo hicimos y de, con ese aprendizaje hecho, saber establecer una línea que, no nos haga empezar de nuevo, si no aceptar al otro o aceptarnos con nuestros errores del pasado.

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Recent Posts
Comments
  • Only_Brunette
    Responder

    Me ha fascinado no solo la película, sino el análisis en profundidad que has hecho. Acabo de terminar de verla y me ha entrado el gusanillo de comenzarla de nuevo para fijarme en aquellos detalles que se me hayan podido escapar. Gracias.

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search