La canción del mar: Reflexiones sobre la película

 In Películas, Reviews

Esta semana nos toca reflexionar sobre una película que nos enseña mucho a grandes y pequeños: la canción del mar.

Antes de empezar, os aviso: habrá spoilers. Así que si no habéis visto la película, mejor verla antes de hacer esta lectura. Únicamente voy a señalar aquellos aspectos de los que podemos aprender o a los que más me llaman la atención, no va a ser un análisis al milímetro, pero creo que podrá ayudar a la reflexión tras ver la peli.

Me gustaría, antes de hablar de los aspectos educativos o psicológicos de la película, daros algo de contexto. La canción del mar es una pelicula de animación centrada en (si habéis estado en Dublín, como yo, reconoceréis algunas escenas y paisajes) Irlanda y la mitología irlandesa. Así, durante la película descubriremos algunas historias, personajes o conceptos propios de la misma.

Digamos, para hacer una sinopsis breve de la película, que en ella podemos conocer a Ben y Soirse viven con su padre en un faro. Su madre, hace ya años, desapareció dejándolos solos el día en el que nació Soirse. Aunque, eso sí, con muchos recuerdos y una caracola a través de la que Ben y Soirse la recuerdan, tocándola (es un instrumento), pero también escuchando el mar a través de ella. Debido a la pérdida de su mujer, el padre de los niños está deprimido y, para sacarlos de ese ambiente, su abuela decide llevarlos a la capital, donde descubrirán un gran secreto y comenzaremos a entender la historia.

Conceptos importantes

Antes de hablaros sobre lo que me ha parecido interesante de la película, creo que es necesario aclarar algunos conceptos. Obviamente, no voy a realizar un análisis sobre la mitología, porque eso ya lo tenéis por parte de Historia 2.0 (y os recomiendo leerlo, de verdad). Pero vamos a ver qué es una Selkye:

Se trata de personajes mitológicos, algo así como mujeres que también pueden convertirse en foca. Según nos cuentan en Historia 2.0, en Donegal la leyenda dice que las focas fueron humanas que llevaban abrigos de piel. Los maridos, tenían que robar su capa de animal y ocultarla porque si la mujer la encontraba, desaparecería en el océano (destaco sobre todo esta parte de su artículo porque me parece relevante para que entréis en contexto, pero repito, si os gusta la historia y la mitología, es de obligada lectura).

Durante la película. nos encontramos con otros personajes y conceptos, pero como os he dicho, podéis verlos en el blog de Historia 2.0 bastante mejor explicados de lo que lo haría yo. Quería dejar claro el tema Selkye porque es algo que vemos prácticamente desde el principio de la película.

 

Ahora sí, ya podemos empezar con el análisis de la película:

La pérdida de un ser querido

Durante la película y, sobre todo al principio, tenemos presente a la madre de Ben y Soirse. Notas cómo la familia se ha adaptado a la pérdida como ha podido: Ben, el hermano mayor, es responsable de su hermana pequeña y tiene miedo al mar. Soirsa aún no ha aprendido a hablar. Y su padre, aunque quiere a sus hijos, no termina de estar bien. Vemos como no está atento y la tristeza se ha convertido prácticamente en parte de su vida.

Durante la película vemos como todo lo que hay en la casa en relación a su mujer: fotos, abrigo… están ocultos o tapados, de forma que se evita el sufrimiento y vivir el duelo: no hay nada que nos recuerde a esa persona.

El símbolo de más apego que tienen los niños (sobre todo Ben) hacia su madre es la caracola que les dejó. Ésta puede tocarse como instrumento, pero, también recuerda Ben cómo su madre le dijo que a través de ella escucharía el mar (como nosotros mismos solemos hacer de pequeños).

Conforme avanza la película veremos como Ben, Soirsa y su padre van superando el duelo, pero esos momentos os los dejo a vosotros 🙂

La relación de los hermanos

Esta pérdida marca de forma inevitable la relación entre los dos hermanos. Durante todo el principio de la película veoms a Ben como un hermano mayor autoritario y que no trata del todo bien a Soirsa: la culpa de la desaparición de su madre a través de su comportamiento. Sin embargo, también adquirir responsabilidad sobre ella: es quien debe cuidarla y protegerla. Soirsa, por su parte, también intenta cuidar de su hermano y comprender qué pasa a su al rededor.

La aceptación de los sentimientos

Durante la película descubriremos a Micha, la bruja de los búhos. Esta roba los sentimientos de los seres mágicos, metiéndolos en pequeños frascos y, cuando esto pasa, los seres se convierten, automáticamente, en piedra (no hace falta que hablemos del mensaje que nos envía la película en este aspecto ¿verdad?).

Durante la película, el Gran Seanechai, con el que Ben se encontrará mientras trata de encontrar y salvar a su hermana, le contará la historia del gigante Manannán Mac Lir, hijo de Macha. El cual, tras una grave tragedia, tenía el corazón roto. Así, el gigante lloro todo un mar y Macha quiso aliviar su sufrimiento, así que mandó a sus buhos para aliviarle, extrayéndole sus emociones y convirtiéndole en piedra.

Así, poco a poco, Macha está convirtiendo a todos en piedra, aliviando su sufrimiento. Macha ha perdido la esperanza y la única persona que puede devolvérsela es Soirsa, la Selkye que necesitará su abrigo para poder cantar y salvarse a ella mimsa y al mundo mágico que le rodea.

Durante el viaje para salvar a su hermana, Ben descubrirá la historia de su madre. Se enfrentará a lo que realmente pasó: ella también era una Selkye y volvió al mar para poder salvar a Soirsa. Ben tendrá que enfrentarse en ese momento a aquello que más dolor le provoca y sentir y aceptar su pérdida.

Pero, además de comprender y aceptar nuestros sentimientos, la película va más allá mostrando el por qué una persona rechaza sentirlos. Haciéndonos comprendernos a nosotros mismos y a los demás en los momentos en los que sufrimos y llevándonos a comprender por qué a veces nos convertimos en piedra en lugar de afrontar y aceptar nuestras emociones como necesarias.

Durante la película comprenderemos a Macha. Sabremos por qué actúa así. Y es que Macha también ha sufrido mucho y solo quiere evitar que los demás también sufran.

Macha. le dice a Ben que ella puede hacer que no sienta más tristeza. Y éste, decide que es mejor sentirla. Que “si no la siente, entonces, será peor“. Pero Macha se niega a sentir, y, cada vez que nota una emoción, la saca en un frasco, convirtiéndose poco a poco en piedra.

Si seguimos adelante, es cuando la relación de los hermanos mejora. Cuando Ben pide perdón a Soirsa y acepta sus sentimientos, cuando su hermana pequeña consigue la fuerza para tocar la caracola y hacer que los sentimientos salgan de todos los frascos donde Macha los tenía guardados. Soirsa, al final, hará que todo el mundo vuelva a sentir. Incluida Macha, que reconoce que no podía aguantar más sufrimiento y, que por eso actuó así.

Me dejo parte del final de la película, donde como decía, veréis como cada uno acepta sus sentimientos y supera su duelo. Veremos como todos los seres mágicos vuelven a sentir y alguna sorpresa más, que no creo que haya que desgranar para comprender :).

Sin duda, La Canción del Mar se ha convertido en una película para recordarnos que sentir, aceptar y comprender a los demás y a nosotros mismos forma parte de nuestra vida, y a vivir la pérdida sabiendo aceptarla y continuar.

 

Recordad: alejaos de los frascos :).

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Recent Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search