Vuelta al cole: se acerca el invierno

Vale, me he pasado con el título del post. Pero aprovechando que llega septiembre tocaba hablar de nuevo de este tema. Si no nos preparamos antes de comenzar con los horarios y rutinas de invierno probablemente acabemos estresados intentando que los peques se adapten y ellos, claro, también vivirán su estrés. Por eso, hoy vamos a hablar sobre la vuelta al cole.

Por qué tener rutinas

A estas alturas creo que todos sabemos por qué son buenas las rutinas. En otra ocasión podríamos hablar de organización, sin embargo, antes de explicaros cómo me organizo creo que lo ideal es que procuréis buscar vuestra propia forma de organizaros. Veamos cómo nos ayuda tener rutinas en general:

  • Nos ayudan a sentirnos mejor con nosotros mismos: tener tareas que ir completando y organizarnos es fundamental para estar motivados.
  • Hacen que podamos planificar bien cada tiempo y que tengamos tiempo de ocio en el día a día.
  • Somos conscientes de todo lo que debemos hacer, y por tanto, de todo lo que hacemos.
  • Nos ayudan a tener un ritmo de vida en el que sentirnos cómodos.
  • Nos hacen eliminar sensaciones de inseguridad, de “no saber lo que viene ahora”.
  • Fomentan la planificación de momentos y actividades en familia.
  • Rebajan la ansiedad y el estrés.

Pautas para volver a la rutina antes de la vuelta al cole

Cuando empieza el curso los madrugones se convierten en un infierno. Siempre nos decimos a nosotros mismos que “vamos a ponernos antes la alarma unos días para acostumbrarnos” pero al final nos cuesta hacerlo. Sin embargo, esta es la primera pauta que yo debo daros: madrugad unos días antes para estar acostumbrados, eso sí: durmiendo siempre nuestras 8 horas recomendadas.

Por otro lado, es importante que ocupemos el día. Es cierto que no podemos cubrir todas las horas del centro educativo, pero sí hacer actividades que nos ayuden a entender que, tras levantarnos toca aprender: podemos leer, usar algún juego educativo, hacer ejercicios de repaso… bastará con que dediquemos un ratito por la mañana a hacerlo, después de desayunar. Es importante que después aprovechemos para hacer algo que nos gusta, así nos frustraremos menos al principio.

Aprovecha para volver a tener los horarios de comida que teníais antes. Podéis darle el almuerzo a la hora a la que lo tendría en el cole y comer todos juntos como lo harían en el comedor, por ejemplo. Esto hará que disfrutéis del ratito en familia y que su cuerpo también se acostumbre al nuevo horario.

Por supuesto, para todas las pautas anteriores hay algo esencial: hablar con ellos. Dialogad. Entended que tienen sus ritmos y que tal vez necesiten más tiempo para adaptarse. Es fundamental que ellos entiendan por qué vamos a empezar con las rutinas poco a poco.

Además de estas pequeñas pautas, me gustaría recomendaros actividades a realizar. Todas tienen un objetivo claro: que disfruten y se cansen para que podamos ir a la cama pronto, pero también que favorezcamos un ambiente de comunicación para que, al comenzar el curso, nos cuenten todo lo que pasa y podamos prevenir problemas como el acoso escolar o intervenir a tiempo.

Actividades para hacer en los primeros días de adaptación

  • Haced actividades de ocio al aire libre. Aprovechad estos últimos días para disfrutar juntos del aire libre. Podéis hacer excursiones o deportes…
  • Id juntos a comprar material escolar: ellos mismos pueden elegirlo y motivarse. Además les hará prepararse para ese cambio de rutinas.
  • Realizad actividades que fomenten la comunicación familiar. Podéis aprovechar para contaros cómo ha ido el día o realizar actividades como el bingo de las emociones, que os ayuden a que cuenten cómo se sienten.
  • Realizad actividades creativas y que fomenten su vena artística (pronto tendremos un post sobre el tema). Que se atrevan a crear y fomenten su autoestima antes de comenzar con la nueva rutina.
  • Reuniros con otras familias del centro y sus hijos: que vuelvan a ver a sus compañeros y puedan contarles cómo han ido las vacaciones les ayudará a ser conscientes de que… ¡se acerca el invierno!

Cuando empiece el cole…

Como decíamos al inicio del post, es importante ser comprensivos.  Todos tenemos nuestros ritmos y cuanto más pequeños somos, más sufrimos esos cambios. Nuestra responsabilidad como adultos es ir adaptándolos poco a poco, pero a veces no podemos hacer milagros. Es necesario que ejerzamos paciencia (con ellos y con nosotros).

Para aliviar el estrés de la vuelta al cole, os recomiendo tener espacios para vosotros y para ellos. Despejarnos y descansar es esencial, por lo que procura que, durante el día, puedan tenderse cinco minutitos a relajarse y permítete tu también tener ese tiempo para ti. Otras actividades que alivian el estrés son: dibujar, salir a pasear, hacer ejercicio… también podéis aprovechar el fin de semana para hacer excursiones.

¡Ánimo!

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Posts recomendados

Deja un comentario