Trabajar la empatía en la adolescencia

 In Educación, Educación Secundaria, Psicología
Volvemos a hablar de esa etapa que provoca temblores entre algunos: la adolescencia.
Hace unas semanas hablábamos de la empatía y de cómo trabajarla en Educación Infantil y Educación Primaria, sin embargo, también hay formas de trabajarla en etapas posteriores (nos educamos y aprendemos a lo largo de toda la vida).

Ya sabemos que la adolescencia es una etapa difícil. Que implica muchos cambios en la vida y conducta de nuestros hijos e hijas y en la que ciertos conflictos son normales: los amigos empiezan a ser más importantes, la familia queda en un segundo plano, hay cambios hormonales… Cada persona es diferente y vive esta etapa de forma distinta, pero está claro que para todos es un momento importante. Éste momento será más o menos difícil según los límites que hayamos puesto en casa y la educación recibida hasta ahora, pero eso no significa que no podamos continuar educándonos y mejorando constantemente.

Ventajas de ser personas empáticas.

– Entendemos mejor los conflictos y problemas y mejora nuestra capacidad de análisis de los mismos.
– Mejora nuestra capacidad de resolución de problemas, somos capaces de comprender a los demás y entender nuestros errores.
– Aumenta nuestro autoconocimiento.
– Favorece la inteligencia emocional, reconocimiento de las emociones y autocontrol.
– Mejora las relaciones sociales.
– Mejora del clima familiar.
– Mejora nuestras habilidades sociales.
– Ayuda a mejorar la autoestima.
– Nos ayuda a crecer y madurar.

¿Cómo fomentamos y desarrollamos la empatía?

– Ser un ejemplo: ya estaréis cansados de leer esto en cada consejo que doy, pero es vital que nosotros mismos seamos personas empáticas y sepamos ponernos en el lugar de los demás y comprender sus sentimientos.

– Cuando surja el conflicto, procura que cada persona verbalice sus emociones y sentimientos.

– Usa herramientas como libros, películas o series de tv para fomentar la capacidad empática: qué sienten los personajes…

– Reflexiona sobre situaciones, problemas y conflictos cotidianos con la familia: qué haríamos nosotros, por qué ha pasado…

– Crea debates en familia.

– Usa dinámicas y juegos tanto en familia como en el centro escolar si eres profesional.

Si crees que tus hijos tienen problemas en este sentido, puedes proponer a los tutores que realicen actividades del tema en clase. Teniendo en cuenta esto, os aconsejo estas actividades, dedicadas a adolescentes en su mayoría, el material se llama “Promoviendo la adaptación saludable de nuestros adolescentes” y es un proyecto de salud mental, pero nos ayudará a mejorar ciertas habilidades sociales y por supuesto, nuestra capacidad empática.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Recent Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search